¿Realmente tenemos que esperar 2 horas para bañarnos después de comer?

¡Hola compañeros y compañeras! Hoy en nuestra Zero App os hablaremos sobre uno de los rituales más comunes que está presente en la mayor parte de playas y piscinas durante todo el verano: la pausa después de comer para hacer la digestión. ¡Comencemos!

Si en verano existe algo más sagrado que la siesta, esa es la pausa que normalmente solemos hacer después del almuerzo para digerir lo que está en nuestro estómago. Un lapso de tiempo que abarca alrededor de las 2 horas en el que, desde pequeños, nos han prohibido bañarnos ante el temor de sufrir un “corte de digestión.” Sin embargo, ¿es necesario esperar este tiempo después de comer para volver a tirarnos de cabeza al agua? Parece ser que estamos ante otro falso mito.

El archiconocido como “corte de digestión” recibe el nombre técnico de “hidrocución”, y realmente tiene poco que ver con la comida. La hidrocución es el resultado de un shock ante un cambio repentino e importante de temperatura. Este fenómeno, efectivamente, puede darse con el estómago (muy) lleno, pero también cuando lo tengamos vacío. Y por supuesto, no está del todo vinculado con el hecho de esperar más o menos tiempo después de comer para introducirse en el agua.

Entonces, ¿qué causa principalmente la hidrocución si no es la comida ni la digestión? La única consideración a tener en cuenta es la temperatura del agua. Si el agua está excesivamente fría, aumenta el riesgo de que suframos una hidrocución. El contacto de nuestro cuerpo, generalmente caliente, con el agua fría es la causa esencial de hidrocución, conocida erróneamente por todos como “corte de digestión.”

Aclarado el mito, ¿qué se recomienda para evitar sufrir una hidrocución? En primer lugar, si la playa o la piscina están excesivamente frías, lo mejor que podemos hacer es introducirnos lentamente y poco a poco en ellas para adaptar la temperatura de nuestro cuerpo a la del agua. De forma paralela, también se recomienda no realizar ningún ejercicio brusco si, imprudentemente, nos hemos introducido de manera rápida en el agua fría. Además, tampoco es aconsejable sumergirnos velozmente después de haber tomado el sol o de haber practicado deporte bajo altas temperaturas. En esto casos, el contraste calor-frío de nuestro cuerpo puede provocarnos una hidrocución.

Por último, es conveniente saber qué síntomas responden a un caso de hidrocución. Entre los indicios más destacados se encuentran los mareos, la visión confusa o los vómitos, que pueden provocar, en casos de extrema gravedad, una parada cardiorrespiratoria.

Es muy importante  conocer toda esta información, y entender que si bien la hidrocución no está relacionada íntimamente con la comida ni con la espera de un determinado tiempo después de almorzar, sí que nos puede afectar gravemente por todas las causas descritas con anterioridad. ¡Nuestra seguridad es tan importante con el estómago lleno como vacío!

Ahora, no dudes en compartir con todos los compañer@s otros consejos a seguir antes de introducirse al agua en esta preciada época del año. ¡Es importante conocerlos todos!

Source link

Sé el primero en comentar en «¿Realmente tenemos que esperar 2 horas para bañarnos después de comer?»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*